TREMOR

Argentina

 

Mucho antes de que recorriera los festivales europeos con una propuesta que desconcertaba incluso al público más vanguardista, en Argentina lo creían un delirante. Y es que mientras la escena local se debatía entre el minimal y el progressive, Leonardo Martirelli usó la electrónica como médium entre el folclore andino y la música concreta. Si su álbum debut, Landing (2004), lo encontró solo, en su siguiente trabajo, Viajante (2008), ya contaba con una feligresía y con dos fieles aliados: Camilo Carabajal y Gerardo Ferez. Pero en el medio recibió la bendición de Gustavo Cerati, lo que decantó en un discazo solista: Defecto primario (2007).

 

Compartir: