PET SHOP BOYS

Reino Unido

 

Al igual que “Geil” o “Toll”, “Super” es una expresión que suelen usar los alemanes para denotar una sensación o circunstancia insuperable. Por lo que los Pet Shop Boys la tomaron prestada para titular su nuevo disco, a manera de tributo a la escena clubber de Berlín, ciudad que, siguiendo los pasos de David Bowie o Depeche Mode, se convirtió en su segundo hogar. Y vaya que los ha inspirado porque el décimo tercer trabajo de estudio de Neil Tennant y Chris Lowe mantiene el trote de su antecesor, Electric (2013), que significó su reencuentro con el éxito comercial tras 20 años de sequía. Aunque en esta ocasión, en medio de esa exquisita recopilación de techno, electro pop, Hi-NRG y deep house, se dieron el gusto de meter un reguetón. A su imagen y semejanza, claro.

 

Compartir: