PABLO MALAURIE

Argentina

 

Podría haber seguido adelante con la fórmula del cantautor intimista que dio vida a su primer disco, El festival del beso (2010), y que, con ukelele y banjo en mano, le trajo muy buenos frutos. Al punto de que impactó en el realizador francés Vincent Moon y en su par rumana Catalin Mitulescu, quien le encargó la banda de sonido de la cinta Loverboy. Pero no. Pablo Malaurie optó por la reinvención, y en su segundo álbum, El beat es la cuestión (2013), el ex Mataplantas rubricó su condición de trovador pop electrónico. Aunque ni los samplers ni las máquinas opacaron ese característico falsete que partió de una imitación a Libertad Lamarque.

 

Compartir: