MISS BOLIVIA

Argentina

 

 

Previo a que Tomate el palo sacudiera el dial, a que Rap para las madres le pusiera música al paso de Will Smith por Buenos Aires en el film Focus y a que fuera un ídolo de arraigo popular, Paz Ferreyra fue Deadhead. Pero en ese año que siguió a Grateful Dead, el rap se apoderó de su mente, de su alma y de su cadencia. Aprendió a tocar la batería, y así descubrió el groove, de cuya paleta tomó el dancehall, el reggae y el dub, amén del hip hop. Sin embargo, para que se ataviara de Miss Bolivia necesitaba la cumbia, la cual apareció en su vida en los 2000, mientras ésta mostraba su lado más concienzudo, mestizo y latinoamericanista.

 

Compartir: